martes, 18 de abril de 2006

Andalucía es una realidad nacional

|

Estamos contentos los andaluces. Ya me dirán. Porque la chistera socialista ha decidido que somos una realidad nacional, suponemos que independiente de España, la única nación hasta la fecha.

Mientras el PSOE acusa al PP de querer minar el avance del estado de derecho según las directrices de Génova, éste arremete contra los socialistas manifestando su voluntad de destruir España y la soberanía nacional del pueblo.

Lo cierto y verdad es que el 90% de los andaluces no deseamos que Andalucía sea una realidad nacional, precisamente porque consideramos que la única realidad nacional es España, tal y como se deduce de la Constitución de 1978, posible gracias a la entidad del pueblo español, todo él, como sujeto constituyente de la misma -cosa que ahora parece que tampoco es cierto según los doctos dirigentes del PSOE-.

El papel del sempiterno y aburrido Chaves en la formación y fundamentación del nuevo estatuto andaluz no hace más que hablar de su reincidente y conocida incapacidad para gobernar una región que no se merece un presidente como él. Su afán por copiar y repetir el estatuto catalán de modo literal deja abierta las puertas al más infame fracaso como pueblo y como sujeto de decisión. Porque este nuevo regimen supeditado a la decisión de vascos y catalanes, deja fuera de juego, y de cualquier iniciativa, a los andaluces, historicamente paganos de las riquezas ajenas y lejanas del norte de España.

El blindaje de competencias en materia económica y judicial dejará a Andalucía en la precariedad más absoluta porque la solidaridad económica por parte del Estado Español cesará sin remisión, pero los privilegios orgánicos de las comunidades más ricas tendrán que seguir manteniéndose a costa de las poblaciones más numerosas y más pobres, como siempre ha sido.

Lo más triste es que este ancestral "solar de España" seguirá soportando el yugo del ardir socialista para seguir sine die en el poder, regalando bocadillos de mortadela a los ancianos y pagándoles el billete de autobús para que ondeen sus banderitas en los mítines, porque el cortijo de los señoritos andaluces, estos del PSOE e IU, no puede dejar de serlo. Sería el desastre de muchas casas. Además, hay mucho ganado que apacentar y muchos fardos que guardar. Si no que se lo digan a los defensores del PER.

1 comentarios:

Tántalo dijo...

Mi dilecto corresponsal, desengáñese,esto de la nación andaluza es solo el camuflaje de los socialistas andaluces para tapar la desverguenza de su voto afirmativo al proceso secesionista catalán. De entrada, ya sabe usted que estos han dicho que si Andalucía es nación entonces ellos son, por lo menos,Estado.
Y en esas seguimos. Reciba mi cordial saludo.