jueves, 21 de septiembre de 2006

Se acerca la verdad sobre el 11-M

|

La explicación manifiesta e institucional de la masacre del 11-M dada pocas semanas después del suceso por parte del Gobierno, sin sumario ni informes de por medio, parece que ya no se sostiene, ni con la ayuda de todos los grupos parlamentarios ni de la mayoría de los medios de comunicación. Y sucede, que las cosas en esta vida no son una sucesión apodíctica de causas y efectos. Y si el 11-M hubiese sido el efecto de la presencia de las tropas españolas en Irak, entonces tendríamos atentados todos los días a tenor de la presencia de tropas españolas en numerosos conflictos bélicos de tinte islámico y que, políticamente, ni nos van ni nos vienen.

La "coalición" en defensa de la dignidad del Parlamento por parte de todas las fuerzas políticas contra el requerimiento de verdad presente y futuro del Partido Popular sobre las investigaciones del 11-M y la actuación del Gobierno junto al poder judicial, no deja de ser motivo de vergüenza para todos los españoles. Y digo vergüenza porque no nos merecemos un gobierno que nos mienta y unos políticos que se hayan aliado sin pruebas a una verdad institucional que hace aguas por todos sus flancos.

La máxima de la izquierda de que siempre tienen la razón se ha coligado con la mentira y la manipulación, con la rotura de los derechos constitucionales, con el vicio del poder y con el olvido de las víctimas, 192 muertos y 40 millones de españoles más.

El apagón informativo y la inacción judicial junto al ataque total contra los medios que investigan la masacre del 11-M, a los propios periodistas y a todos los que defienden en las calles la búsqueda de la "verdadera" verdad, no es más que la prueba más evidente de que tienen mucho que ocultar y poco que decir en su defensa. El último informe descubierto por El Mundo lo atestigua, aunque los responsables sigan tildando a gritos la maldad y la mentira del Partido Popular para constrarrestar la avalancha que se les avecina. Lo que no entienden los responsables que la vida de los 192 muertos pesa mucho en nuestro presente, en el de todos los españoles que quieren saber la verdad. Y esa fuerza es imparable. Sigamos creando la incómoda crispación que tanto fastidia a la sociedad española estancada en las verdades que suenan bien a sus oídos amaestrados por los asesinos y sus cómplices, porque cada día nos seguimos acercando más a la verdad del 11-M.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fede, se acerca la verdad sobre el 11-M. Pero, sin embargo, se encuentra muy lejos, tan lejos que solo es visible con un telescopio, el mundo. Los telescopios tienen dos propiedades: la primera, no ves lo que tienes cerca y,la segunda, está direccionado con mucha precisión.
Puede que se haya encontrado ácido bórico y, claro, esa misma sustancia apareció durante un registro el 6 de noviembre de 2001 en un piso franco de ETA en Salamanca, y....?
No nos merecenos un gobierno que nos mienta, pero ni de izquierda ni de derecha ni del centro.
Un abrazo, tu amigo Luis.

Fede dijo...

Tienes toda la razón Luis, de ningún tinte político mientras que su poder se base en la mentira. Hoy son éstos, y mañana serán los otros, pero ahí estamos nosotros para no callarnos esté quien esté. Puede que la verdad del 11-M esté igual de cerca que ayer,pero se ha abierto la puerta gayola y ya no hay marcha atrás. O sale uno, o sale otro.
Espero que no dejes de leer y, sobre todo, de escribir en este humilde blog. ME ha alegrado bastante verte por aquí. Un abrazo. Fede