miércoles, 5 de marzo de 2008

El rojo contra el púrpura

|

La izquierda, sobre todo en España, siempre tiene la razón. Porque discutir sus postulados supone el mayor pecado que se pueda cometer contra la sociedad del progreso, tan adecuada, tan adelantada, tan oportuna, tan correcta. Los mismos casos de ataques de radicales que hemos sufrido estos días en España contra personas que no compartían el credo progre, son la consecuencia directa del incumplimiento de los dogmas reales de la verdadera sociedad moderna.

Las bochornosas reacciones de los ineptos e irresponsables miembros del Gobierno de Zapataro ante la elección de Rouco como presidente de la CEE, deja bien a las claras qué tipo de sujetos manejan las riendas de nuestra nación. Otra razón más para que no permanezcan en el poder ni un minuto más. Así que, montan la marimorena por la nota de los obispos dirigida a los creyentes y ahora son ellos, los que desde la privilegiada eminencia que les otorga el poder, se creen con la potestad social de decir lo mal que le viene a España la decisión de los obispos. Como si ellos supieran lo que le conviene a España. Cinismo en estado puro.

Y mientras, el circunflejo, a los suyo, a Dios rogando y con el mazo dando, ofreciendo su apoyo a la CEE y gritando -que es lo único que sabe hacer bien- que nadie impondrá sus creencias a los demás en la (su) sociedad del progreso. ¿Y no me parece a mí que se refería a él mismo?. Y es que cómo le gusta a Zapatero alardear de algo que no es capaz de hacer porque no puede y porque le falta valor. El Rojo le pondrá los puntos sobre las ies a la púrpura, dice, con tolerancia y respeto, pero tal y como él imponga, que para eso es el presidente y vela por todos los españoles contra la ofensiva episcopal, hasta por los creyentes.

5 comentarios:

Ramón_Lozano dijo...

es tan grande el afán de estos socialistas de intervenir en todo lugar donde haya algo de poder que se atreven a opinar así de la Iglesia, mientras que les parece indigno que la Iglesia dé su opinión sobre el voto. Puro cinismo.

Caballero ZP dijo...

Me pregunto Fede quien les habrá dado competencias al PSOE para opinar quien debe elegir la iglesia, cuando todos sabemos cómo han criticado a la iglesia por pronunciarse en diferentes temas.
Saludos

Alawen dijo...

Fede
El ideal del socialismo es hacer que nadie pueda imponer sus creencias a los demás, excepto ellos mismos. Para ello, eliminarán de la sociedad aquellos sectores que puedan interferir en este cometido, como la Iglesia o los adversarios políticos. Ya ha ocurrido, recuerda el ejemplo de la extinta Unión Soviética, cuna de las libertades que Z propugna, o el intento frentepopular en la España de los años 30...

Fin de los Tiempos dijo...

A mí me preocupa una declaración de Pepe Blanco el otro día en un diario, no recuerdo ahora el nombre,en la que afirmaba que ya vería si la financiación de la Iglesia seguía siendo por IRPF o por cuenta propia.

Grave por dos motivos. El primero es que a la gente le es muy sencillo que le quiten dinero que no ve sin que ellos hagan nada. Pero no tanto quitárselo ellos del bolsillo e ir hasta la iglesia a darlo. Se perdería muchísimo dinero. Y eso afecta al motivo dos.

Y el motivo dos es que por pegarle una patada a la Iglesia, lo que van a hacer es destruir a mucha gente. La Iglesia mantiene un patrimonio histórico y cultural del que todos nos beneficiamos. Y no sólo eso, hablamos de Cáritas, misiones, centros de acogida, colegios, orfanatos, hospitales...

¿Serán capaces de perjudicar a tantos beneficiarios por perjudicar a la Conferencia Episcopal?

Fede dijo...

Lo dicho, las consecuencias de las decisiones que dicen que van a tomar, traería la ruina para muchos beneficiados que el mismo gobierno se ahorra y el responsable directo de la "masacre" sería el gobierno. No lo hará porque no le conviene o de lo contrario España se convertirá en un país de pobres desatentidos. ZP ni puede ni tiene los c*jones para cumplir aquello que leva repitiendo cuatro años, eso de que va a quitar a la Iglesia de todo lo público.