martes, 29 de julio de 2008

La crisis deberemos pagarla todos

Solbes, ese hombre que afirma en voz baja, cual sabio que revela arcanos insondables y que muy pocos están preparados y dispuestos a conocer, vuelve a exhalar los oráculos, que sólo creen los que creen en estas cosas, de las previsiones económicas del gorbierno para no se sabe qué día de 2009 por la tarde, pero con una condición muy socialista. La crisis "deberemos pagarla todos", justos por pecadores, o los pobres por los ricos. Nada nuevo bajo el sol.

Y si los pobres, los de siempre, van a pagar las pérdidas millonarias de los millonarios, por mucho que el sabio Solbes diga que los créditos públicos a las empresas quebradas, no se concederán "con dinero de los contribuyentes", a mi me huele que el omnisciente vicepresidente económico y sus amiguetes no sacarán de su bolsillo los 50000 millones de euros que tienen pensado aportar a las empresas que han visto reconocidas sus especulaciones y su enriquecimiento a base del estraperlo económico de las necesidades de los ciudadanos, bendecido, cómo no, por el gobierno de Zapatero.

¿Posee entonces el Estado dinero público que no pertenece a los contribuyentes? O eso, o Solbes miente. Es decir, Solbes miente. Y ni la crisis se acabará un día de 2009 por la tarde, ni los 50000 millones del ICO irán a parar a todas las empresas, sólo a aquellas que hayan demostrado su pleitesía, ni los precios dejarán de subir, ni el Estado dejará de intervenir en el mercado para dar lugar a la creación de una sociedad absolutamente dependiente en materia económica, y por supuesto, ninguna de las acciones del gobierno han servido para paliar la decandencia de los ciudadanos que no poseemos una empresa y que no estamos exentos de pagar las desmanes y favores de los socios ricos del gobierno. Pero, no pasa nada, la crisis que no existe pero existe es culpa de Aznar, de Bush y de Mariano, que no se arrepiente de ello, como si la exigencia de Blanco fuese a cambiar algo, aunque en una cosa sí, la imagen de responsabilidad ante los once millones y medio de votantes. Por eso, Solbes, cual sabio, siempre será cascarón de huevo.

6 comentarios:

julio andradas dijo...

El gran problema, es que desde hace año y medio, cuando todos los indicadores avisaban de que lo iba a pasar, negaron la evidencia,mintieron por interés electoral, y se cruzaron de brazos en un tancredismo mezcla de ineptitud e incapacidad a partes iguales.
Distrayendo con cuestiones semánticas, si es "crisis" o "desaceleración" o si la abuela fuma, se perdió un tiempo precioso en aplicar medidas fiscales que reactivaran la economía,el consumo y la creación de empleo.
Desde el blog de Natalia Pastor vengo avisando hace más de diez meses, de que el Euribor llegará al 6%,al igual que la inflación(la "gubernamental",la real,la de la cesta de la compra diaria,la de la carne,el pescado y los huevos,esa hace tiempo que superó el 25%).
Pues con indicadores obvios para cualquier economista bisoño e ingenuo,para cualquier estudiante de 1º de Económicas que ve y analiza los datos,el Ministro Solbes negaba que el Euribor siguiera subiendo,el tsunami del paro desborde las oficinas del INEM(72 parados a la hora), y la inflación este desbocada y sin control.
A partir de septiembre,la que se avecina va a dejar un paisaje devastador.

Caballero ZP dijo...

Algunos votantes del PSOE pensaban que no seria así, ¡¡¡ que ingenuos!!!
Saludos

H dijo...

No sufráis. Z nos guiará en estos difíciles momentos.

Sr. Hernández dijo...

¡Tranquilizaos un poco hombre! Lo que tenemos que hacer es lo que han hecho los titiriteros y artistas españoles: votar a ZP a cambio de que el susodicho robe dinero a los españoles a través del canon digital. Hay que ser más astutos :D

Saludos Gorrión. Totalmente de acuerdo con lo que has dicho.

Antecedente dijo...

Estoy empezando a pensar que Solbes no mintió de forma consciente en el debate frente a Pizarro. Puede que su incompetencia en el terreno económico sea más profunda de lo que aparenta, y no le fuese posible prever la magnitud de lo que se nos viene encima.

Otro motivo más para largarse a su casa.

Rafa Galadí dijo...

Yo creía que no, pero el panorama que se avecina puede acabar con este gobierno.

Con un líder en la oposición que articulara un discurso à la Sarkozy en campaña,otra cosa es lo que hace en determinadas decisiones en el gobierno,donde agitaba conciencias,ridiculizaba las recetas progres y ensalzaba con orgullo el amor a una nación y un pasado...Podría darse el vuelco.

Pero con el asquito que le he cogido a los burócratas del PP...