jueves, 17 de enero de 2008

El PP es un partido radical

|

No sé por qué arte de mangazo electoral el PSOE se preocupa tanto de las decisiones internas del Partido Popular y se empeña en remarcar el giro hacia la radicalidad de la oposición. Porque si ha habido en estos cuatro años un partido radical, caciquil, impositor, intervencionista y crispador, ése ha sido el Partido Socialista, gracias a las continuas intervenciones sectarias de sus dirigentes.

Lo de Gallardón ha sentado muy mal en las filas de Ferraz, y no se sabe si se están tirando de los pelos o se están frotando las manos aprovechando el victimismo del alcalde de Madrid, y la malévola imagen que le han propiciado a Mariano Rajoy en todos los medios. La idea ahora que se cierne sobre las cabezas pensantes del PSOE, Zapatero, Pepiño, Garrido, de la Vega, Rubalcaba, Caldera es ... ¿cómo va a ser presidente del Gobierno un hombre que trata así a los suyos?, pobre Gallardón, pobres españoles.


El diálogo, el consenso, el talante vuelven a ocupar, de nuevo, los discursos de los dirigentes del PSOE como hace cuatro años. Y mira hacia dónde nos ha llevado. Ese talante ha provocado la situación económica más radical (ahora sí) de los últimos doce años. Y en Antena 3, admitiendo que el Gobierno tiene la culpa de la situación económica, presenta a Zapatero como el más indicado para solucionarla, ¡¡CUANDO HA SIDO SÓLO ÉL QUIEN LA HA PROVOCADO!!

¿Cómo se puede tildar de radicalismo a un partido cuando, defendiendo el valor de todas las religiones en el engañabobos de la alianza de civilizaciones, se propone para la segunda legislatura del PSOE la creación de un observatorio de la laicidad? ¿En qué quedamos, todas valen o ninguna vale? El radicalismo del PSOE, cómo no, se decantará por la segunda. O por las dos, porque para el Gobierno socialista sólo existen dos religiones que merecen la pena, el Islam y su nueva religión "progre-laica-del-consenso-que-yo-impongo".

3 comentarios:

Claudedeu dijo...

Las encuestas no demuestran que Zapatero sea figura clave para la solución económica o que Rajoy esté peor o mejor valorado: las encuestas demuestran que los españoles somos unos completos gilipollas. Así, en plural. Y el que quiera excluirse de la definición, está en todo su derecho.

Fede dijo...

vamos, tienes toda la razón. Que aun se siga diciendo que el PSOE puede ganar estas elecciones es para echarnos y amarrarnos. Pero esto es como tirar piedras a un río, que por mucho que eches, nunca se llenará. Saludos.

Hartos de ZPorky dijo...

Sobre todo es radical porque no deja elegir sus candidatos al gobierno...