lunes, 15 de octubre de 2007

Los españoles estremecen

|

Lo de Pepe Blanco roza lo inefable si hablamos de democracia, claro. Si lo que estamos sufriendo es un régimen autoritario, entonces sus palabras se encuadran perfectamente. Manifestar que "cuando el PP dice España, los españoles estremecen" es, no sólo insultar, sino insinuar que el PP quiere volver a los tiempos oscuros de España, que el PP desea alentar a la Segunda Guerra Civil Española, que todos los votantes del PP son violentos por naturaleza, que desean la guerra al diálogo, la muerte antes que permanecer en la oposición. Si estas palabras han sido pronunciadas por un máximo dirigente del PSOE, qué será de los militantes crédulos y acérrimos. Las palabras de Pepe Blanco son más graves de lo que se podría pensar, porque no son sólo una simple alocución para calentar los fines de semana. Es toda una declaración de intenciones.

¿Responden esas palabras a una estrategia política, haciendo hincapié en el tono más que en el mensaje? Si es así, entonces Blanco es un irresponsable que vuelve a demostrar su incapacidad para la política y que, por tanto, debería abandonar inmediatamente el gobierno de España.

¿Cree Blanco realmente lo que dice? Si es así, entonces su visión de España y de los españoles es una visión enfrentada, maniquea, fraticida, rota. Alguien debería enseñarle que esos años ya forman parte del pasado y que los buenos muy buenos no existen, y que los malos muy malos tampoco existen... bueno, puede que sí, pero seguro que no son los que defienden la unidad de España.

¿Intenta Blanco desviar la atención para que los malos de verdad puedan seguir impunemente disgregando la unidad "diversa" de España? Si es así, entonces, Blanco debe dimitir inmediatamente, porque acusa a los que dicen España de intentar dividirla, precisamente, cuando los que sí que pretenden dividirla son defendidos por el Gobierno de la Nación, pero sin que se note mucho. Debe dimitir porque está mintiendo a los españoles.

En todo caso, el PSOE no admite que Rajoy coja lo que el gobierno de Zapatero ha desechado, que Rajoy y todos los votantes del PP defiendan la unidad España que el gobierno de Zapatero se ha encargado de poner en duda. El PSOE no admite su propia responsabilidad en el apoyo a los nacionalismos más radicales y mucho menos admite que alguien, y menos el PP, luche democráticamente contra la noción de España del PSOE, concepto discutido y discutible. Si la altura política de Blanco y Zapatero se circunscribe a descalificar al único partido que defiende la unidad de España, entonces el gobierno de Zapatero debe abandonar en bloque dicho gobierno y asumir la responsabilidad de su propio programa electoral desde la oposición. A ver quién les vota.

3 comentarios:

Hartos de ZPorky dijo...

Vamos, que ni comen ni dejan comer. Un saludo.

Decentes dijo...

NOS HEMOS ACOSTUMBRANDO A PALABRAS COMO LAS DEL MISERABLE BLANCO, Y NO DEBERIAMOS.SUS PALABRAS FORMAN PARTE DE LAS POCAS FORMAS DE HACER POLITICA QUE TIENEN LOS SOCIATAS:IDENTIFICAR AL PP CON EL FRANQUISMO.SALUDOS

El Cerrajero dijo...

Pepino Blando y Rodríguez el Traidor ya está por debajo del Cuñaooo y Risitas como dúo --presuntamente-- humorista.