jueves, 15 de diciembre de 2005

Estar en el taco sin doblarla

|

Le dice un amigo a otro:

- Oye, mi chaval ha dejado los estudios y haber si le puedes dar algún trabajillo, tú que curras en la administración pública.

- Pues tengo uno de director de urbanismo y el sueldo es de 8000 euros-, le contesta el amigo. Le contesta el padre del niño, -pero yo quería algo con menos sueldo que eso es mucho-. Responde el amigo, -pues tengo otro de vicencargado de deportes y el sueldo es de 6000 al mes-. El padre le sigue contestando que no a todos los trabajos que le ofrece su amigo, desde los 6000 a los 2500 euros al mes. Al final le dice le padre del chaval, -pero yo quiero para mi niño un sueldo de 800 euros-. Y salta el amigo diciendo, -que va, para ganar eso tienes que estudiar una carrera, hacer dos masters y aprobar unas oposiciones, que va, que va-.

Aunque suene a chiste, la realidad supera a la ficción, y los chistes como los refranes guardan su parte de verdad. Por ejemplo, los concejales del Ayuntamiento de Gibraleón en Huelva, unos señores que han usurpado el consistorio a la fuerza, y que la primera medida que han tomado ha sido la de triplicarse el sueldo. Todos superan el millón de pesetas al mes, mientras que los concejales reciben un suledo de un euro.

Algunos ministros del Gobierno no tienen ni el bachiller y ya les ven ahí, llenándose el taco y asegurándose el paro, y la pensión a base de decreto ley. Tampoco lo tiene el Presindente del Senado que pasó a presidente directamente desde la UGT, que podría llamarse, "Unión General del Taco".

Los ciudadanos de a pie tenemos que ganarnos una mísera pensión durante treinta y cinco años, sin tener la suerte de no estar contratados algún momento de los dos últimos años, porque entonces se pierde el derecho a tal pensión, sin tener en cuenta los treinta y cuatro años más algunos meses restantes. Seguro que a esto se refieren los dirigentes cuando se les llena la boca con aquello del estado de bienestar y con las segundas modernizaciones de las comunidades autónomas, sobre todo, de Andalucía, que se quedó en la Expo del 92.

Lo más curioso de todo es que ninguno de los dos partidos mayoritarios se ponen de acuerdo ni en la educación, ni en el terrorismo, ni en Europa, ni en las financiaciones varias, ni en nada que tenga que ver de verdad con los ciudadanos españoles, pero para lo que existe un consenso absoluto y total es para subirse el sueldo y asegurarse la pensión que después pagaremos todos. ¿Hay algo más que decir? Sí, que se están cachondeando de nosotros. Y, a pesar de todo, nos seguimos preocupando por la política y por ellos mismos. Manda narices. Los de CCC se montarían en el dólar y el euro si inaugurasen un curso con el título "Estar en el taco sin doblarla". En diez minutos se quedarían sin material y sin plazas, seguro.

1 comentarios:

Oranki dijo...

Tienes toda la razón, a estos hay que mandadarlos a picar al trullo. Saludos.