domingo, 17 de febrero de 2008

Sabemos lo que creemos, sabemos lo que queremos

|

Si a los españoles nos hiciesen falta motivos para creer, muchos de nosotros ya habríamos hecho lo imposible por descolgarnos de esta nación tan triste que hasta la alegría supone la reforma principal del partido socialista. Pero lo que Zapatero no sabe es que los españoles creemos, y mucho.

Y creemos, sobre todo, que hacer muecas y llamar a la alegría del incosciente no es más que el último paso hacia el totalitarismo, como si España fuese un musical de Disney.

Creemos en la posibilidad de que la dignidad de todos los españoles sea restaurada. Creemos en España y los españoles. Creemos que es posible un cambio, o más bien, el cambio. Y así, dejar de dar vueltas a la tuerca de la nación para que ésta no pierda la rosca y quede inservible irremediablemente.

No creemos, los españoles, en los gestores alegres, sino en los eficientes. Que cumplan la labor que les hemos encomendado y no la que ellos creen, con sus motivos, que nos conviene. Ya somos mayorcitos.

Los españoles somos agentes educativos, no receptores pasivos de una única educación regladamente impuesta. Somos creadores de riqueza, no expendedores de solicitudes de subvenciones, ya sea el desempleo o las múltiples ayudas al "vagueo". Somos capaces de decidir, incluso políticamente, y no cerebros en blanco donde se estampa la publicidad institucional. Somos libres y no necesitamos ni queremos que intervengan directamente en los intrincados caminos de nuestra vida personal, la que, lo quieran o no, nos pertenece, y es inviolablemente nuestra, aunque hagan lo imposible por establecer una nueva estructura semántica. Somos capaces de creer y no estamos dispuestos a que se nos imponga lo que existe y lo que no existe, lo que pertenece a la realidad y lo que es pura magia. También ése es nuestro problema, contrario del todo al único problema que tiene el gobierno del PSOE, cómo manejar las conciencias y las vidas de los ciudadanos hasta que seamos totalmente dependientes de su propia gestión.

Pues les queda problema para rato, porque los españoles, sí que tenemos motivos de verdad para creer.

8 comentarios:

Fin de los Tiempos dijo...

Gran parte de este país prefiere vivir embuido en la conciencia colectiva. Sólo hay que ver cómo salían a la calle cuando el socialista de turno gritaba "pancarta" y como en la misma situación en caso contrario apenas causa estragos.

En total, con la que ha caído, desde 2004 sólo llevan perdidos dos puntos en voto... que me lo expliquen

weny dijo...

Fede, ¿cómo va lo de Martha Colmenares?...
weny\telesfor en L.D

Ramón_Lozano dijo...

espero q alguno lea este artículo tuyo y se dé cuenta de q puede decidir. De hecho España siempre ha sido un país que se ha rebelado contra el poder cuando algo no ha sido de su agrado durante un tiempo prolongado, como en este caso. ¿Y qué mejor forma de rebelarse que votando con concencia y libertad?

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Saludos, Fede:

Yo también votaré al PP, no es un secreto.
Espero a que lleguen las jornadas preelectorales para pregonarlo más abiertamente. Pero trato de dejar claro que, en mi caso, la razón no es una adhesión partidaria ni una "comunión ideológica", es puro y duro terror a la desintegración de mi país. ES DEFENSA PROPIA.
Un abrazo.

Atril sin Zeta dijo...

Claro que tenemos motivos para creer, y libertad para votar, y no dejarnos engañar, espero que este articulo tenga mucha audiencia sobre btodo en los indecisos.
saludos.

Schwan dijo...

Ojalá la gente tome conciencia de que es verdaderamente libre para votar. Tu entrada les ayudará; pero, más en Andalucía, creo que plantar cara al voto cautivo es muy complicado.

Claudedeu dijo...

Me hacen gracia los lemas del PSOE, desde "motivos para creer" (?) hasta "Por la igualdad" (sic).

LUIS AMÉZAGA dijo...

Si el doctor Montes es la alegría, yo soy un triste.