sábado, 16 de febrero de 2008

Zapatero, las formas de un presidente

Cuando un gobierno de una nación democrática y civilizada, pretende ser precisamente eso democrático, civilizado y con la dignidad suficiente para hacerse respetar, la compostura, el respeto institucional y las formas deberían ser el primer paso para alcanzar ese status que le otorga el mismo cargo que se ocupa, por ejemplo, Presidente del Gobierno.

Las burlas públicas de una Presidente como Zapatero, no deja lugar a dudas de quién es el personaje que ha ocupado el Palacio de la Moncloa en los últimos cuatro años. Sin respeto, sin guardar las formas propias de un presidente, usando un lenguaje coloquial que roza lo soeZ, hablando del representante de otro Estado, el Nuncio del Vaticano, como si fuera el tonto del barrio, haciéndose el gracioso delante de las cámaras como si todos los españoles fuéramos sus coleguitas.

Ésta es la grandeza política del Presidentre de España, J.L.R. Zapatero, el que intenta dar la impresión a sus posibles votantes inmovilizados, de que él es el que manda. Que ningún tío con mitra le va a decir a nadie en su país lo que se debe o no se debe votar. Y no es que se lleve mejor o peor con un Estado u otro, eso siempre pasará. Pero si él pretende respeto institucional, lo menos que ha de manifestar es cortesía, elegancia y señorío. Aunque sea mucho pedir.

Porque lo que está en juego no es la dignidad del Presidente o de los socialistas, sino la de todos los españoles. Y este tío, porque éste sí que es un tío, ha demostrado que no sabe ni quién es, ni a quién representa, ni dónde está. Y en política, no vale todo y mucho menos, comportarse como un irresponsable desentendido de la realidad para dar la impresión de normalidad democrática de la que tanto alardea la alegría de la ceja de J.L.R. Zapatero.


Foto: elsemanaldigital.com

5 comentarios:

Fin de los Tiempos dijo...

Es esa especie de "para mí el Nuncio no es nadie porque Dios no existe" que tanto gusta en el ala izquierda

Fede dijo...

En el fondo lo que se pone en cuestión, como dices, son las bases que sostienen la existencia de la Iglesia, que no es más que su creencia en Dios, y en Jesucristo. Ahí has dado en el clavo.

Schwan dijo...

Yo le vi también y realmente me pareció otra "actuación" zapateril más, deleznable e inconsistente.

No da para más éste individuo absurdo y endeble. Calificó a Merkel de "fracasada" y dijo aquéllo de "la France vote oui" (bueno, lo de decir es ser generosos con él y su francés), pero no importa. Él no da para más.

¿Este presidente es lo que se merece España? El 9 de marzo lo veremos.

weny dijo...

¡Chico es que como somos tan polifacéticos, ya no sé donde te veo y donde no, en H.O sí que ví algo y bueno pues salud y a seguir encontrándonos!
Éste es muy wappy..
Telesfor\weny.-
He puesto un vídeo made in mío, a ver si lo ves...en blogs Libertad digital o blogspot...

Martha Colmenares dijo...

xDios, Fede.
Que tipo para dar vergüenza, si esas cejas circunflejas de ZP, en la iconografía occidental lo que representan es la maldad.
Y ello te da la medida.
Un abrazo, Martha