viernes, 28 de octubre de 2005

Laicidad y libertad de conciencia

|

El ataque contra la cultura cristiana sigue su escalada vertiginosa y desmesurada mediante la voz de los intelectuales, que así se designan a sí mismos, y de los dirigentes políticos. En estos días, la Fundación Pablo Iglesias está organizando un seminario con el nombre de "Laicidad y libertad de conciencia". Ya el título sugiere su contrario, por ejemplo, "Cristianismo y manipulación de la conciencia". Entre los personajes que podrán sobre el tapete sus conocimientos y experiencia en esta materia constan nombres como Peces-Barba, uno de los altos comisionados españoles, Álvaro Cuesta, secretario de Libertades Públicas del PSOE y presidente de la Comisión de Justicia del Congreso o Vitorino Mayoral, diputado, también del mismo partido político.

La tesis fundamental consiste en manifestar y hacer necesaria la laicidad del Estado, por motivos que no se especifican en su propaganda, y la actualidad de los efectos de la secularización, de modo que, ya se convierte en actualidad todo aquello que los dirigentes deciden. Mientras que las bases de la cultura cristiana y la confesionalidad de la mayor parte de los españoles no es actualidad, más bien, son asuntos que pertenecen al pasado, la secularización de la sociedad sí que lo es, y además se identifica con la libertad de conciencia. ¡Eso está precioso!, como diría mi abuela.

En la propaganda del seminario ya se define a la laicidad como el "sistema garante de la libertad de conciencia de todos". Menos mal que todos estos seminarios proselitistas pretenden ser aconfesionales y amorales, pero no dejan de tratar temas que pertenecen a la conciencia de cada individuo. Si la alianza de civilizaciones engloba a todas las razas, culturas y religiones, ¿por qué se manifiesta la supremacía bondadosa de la laicidad?

La cosa no acaba ahí, sino que la razón primordial para realizar este simposio no es otra que la constatación del incremento de un "neoconfesionalismo rampante", y ello, como mal social. Parece que los jueces de los bueno y lo malo pretenden indicar el camino hacia la bondad de la laicidad y construir su personal torre de Babel a base de neumáticos gastados, que ahora está muy de moda.

Entre las conferencias que serán leídas por los antes mencionados, aparecen temas como las distintas perspectivas de la laicidad, los derechos cívicos en el marco de la constitución laica y la necesidad de la laicidad en la educación, entre otros.

No es por nada, pero me parece a mí, que estos señores pretenden adelantar un apocalipsis de la cultura cristiana avocada ya al fracaso y el advenimiento de un sistema emergente, nuevo y maravilloso donde todos vayan a una, como en Fuenteovejuna y la libertad de conciencia consista en la esclavitud de un pensamiento y sentimiento unilateral basado en el amor a uno mismo y en el respeto a todos los demás mientras que no molesten y no chafen el chiringuito.

3 comentarios:

fdadfsa dijo...

Hola. No entiendo porqué dices que el título "Laicidad y libertad de conciencia" sugiere su contrario. Creo que existe un cacao generalizado en relación con el término laicidad. Laico es quien no tiene órdenes clericales o quien no se incluye en organización o confesión religiosa alguna. Por otro lado considero que la libertad de conciencia es eso: una conciencia en primer término y que esta sea libre, que personalmente traduzco por que esté formada y así pueda tomar decisiones. Quiero decir que cristianismo no lo entiendo como el contrario de laicismo, pues este último se da gracias al primero, ni más ni menos, no hay lo uno sin lo otro. Y por otra parte, la libertad de conciencia no la entiendo como lo contrario a su manipulación, pues hablar de una conciencia libre manipulada es una contradicción en sí misma. ¿Me equivoco?
Qué buena página tienes. Me ha gustado sobre todo esto que dices "Si la alianza de civilizaciones engloba a todas las razas, culturas y religiones, ¿por qué se manifiesta la supremacía bondadosa de la laicidad? " ¡espléndido resumen de la mentalidad multiculti en boga!
Un saludo.

Fede dijo...

Amigo spaniem11m, gracias por tu comentario. "Laicidad y libertad de conciencia" es el título del simposio del que hablo y lo he puesto precisamente por lo absurdo, a mi entender, del mismo. Conlleva en sí una contrariedad manifiesta. Laicidad no es lo mismo que laico, porque laico viene de la palabra griega "laos" que significa "pueblo", por tanto, todos los que no tienen órdenes clericales, son laicos (que para la tradición son aquellos que se ocupan de los asuntos del mundo. La mayor parte de los miembros de la Iglesia, por ejemplo, son laicos. Pero los que han hehco este simposio o seminario, han acertado en el título, por que han usado la palabra "laicidad" que se usa para designar al ataque o rechazo frontal contra todo lo que tiene que ver con lo religioso. Mi crítica, pues, consiste en denunciar la paridad entre ese rechazo a todo lo religioso y la libertad de conciencia, como si lo que creyentes fuésemos esclavos de la jerarquía y sus preceptos contra los fieles, obligados, por su lado, a cumplir literalemnte, tales preceptos.
HE visitado tu página y también me gusta bastante. Si quieres la enlazo. Un saludo.
Fede

fdadfsa dijo...

Hola fede: te enlazo. Un saludo y feliz semana.